Ser o no ser congruente, esta es la cuestión

Así inició la junta del lunes en una oficina con el dueño de una empresa dando una noticia devastadora.

“Señores sé que se sienten tristes porque han perdido a su jefe. Una persona muy querida por ustedes, pero tenemos que salir adelante, poner buena cara y esto que nos sirva de lección a todos; el trabajo no debe ser lo único en nuestra vida, sino parte de ella. Por supuesto que quiero el compromiso pero no su vida. Cada vez más gente enferma por las presiones del trabajo. La salud y la vida vale más que cualquier trabajo, gracias por su tiempo”.

La gente comenzó a llorar y se fue a laborar. Al siguiente lunes volvió a convocar el dueño de la empresa a todos los empleados a junta.

“Señores, estoy muy molesto porque Recursos Humanos me está reportando que muchos de ustedes llegan después de las 8:30 y se van a las 5:00. Esto es inadmisible. La hora de entrada es a las 8:00 y aunque la salida sea a las 5:00 hay mucho que hacer, requiero su compromiso al máximo por ello les pido que no se vayan antes de las 6:00 y cumplan con la hora de entrada, empezarán a haber sanciones”

Situación de algunos dirigentes que comúnmente viven, hablan de los comportamientos ideales, pero no los fomentan.

El ser incongruente tiene muchas consecuencias a corto plazo:

• Pierdes credibilidad

• Pierdes el respeto de tus

colaboradores como de tus dirigentes

• Pierdes la confianza

• Te debilita como autoridad

• Te alejas de ser un buen líder

Es muy importante que seamos consistentes en nuestro hablar con nuestro actuar. Digamos lo que sentimos, lo que creemos.

La mejor forma de enseñar es con el ejemplo, para pedir algo a los demás es necesario tenerlo.

“Se el cambio que quieres ver en el mundo” –Mahatma Gandhi-

Importantes
Recientes

© 2016 Derechos Reservados. Puntoencomun.  

  AVISO DE PRIVACIDAD Nogal 94. Col. Santa Maria la Ribera, Cuauhtémoc, 06400, Ciudad de México