¿En qué momento los videos superaron al cine snuff…?

Regresé de trabajar logrando escaparme una hora antes, pues mi jefe se había ido una junta. Cuando llegué a casa se sorprendieron mis hijos por verme temprano y al mismo tiempo pusieron cara de preocupación. Misma cara que me sorprendió a mí. Uno de ellos tenía en su mano una tableta, ágilmente cambio de programa. Sutilmente me acerqué a él y le pregunté que estaba viendo “Nada mami… solo videos chistosos”, me dejó inquieta. Seguro estaba viendo algo que no debía. Los bañé, cené con ellos y los llevé a dormir. Inmediatamente me puse a indagar en el historial de Google todo lo que había visto. Ohhh sorpresa, estaba viendo video de asaltos, muertos etc. Me quedé helada. Mi hijo tiene 13 años, cómo es posible que este viendo eso, según yo tiene todas las restricciones los videos. Me levanté a regañar a la persona que cuida a mis hijos, pero cuando la reprendí, me di cuenta que no era ella la del problema, sino yo. Pasé un largo tiempo reflexionando, decidí meterme en las redes sociales, comencé viendo lo que estaba posteando la gente y comencé a contar el contenido de violencia:


muchas imagenes en las redes sociales

  1. “Violan a niña de 10 años en la escuela”

  2. “Atentado en Manchester, Video con todas las escenas de la muerte”

  3. “Encontraron una fosa clandestina con muchos cuerpo en estado de descomposición”