Julia, Si te hacen enojar, no digas nada, salte a correr (1 parte)


Llevo varios días llegando tarde a mi trabajo. Entre que, si mi hija se enfermó, en que la que me ayuda se le hizo tarde para cuidarla, y cada día han surgido varias cosas. Aumentando mi estrés, porque la semana pasado nos pidieron que fuéramos más puntuales. Ya que entró un nuevo director al área y nos exige ser más disciplinados en horario. Estoy muy agobiada porque están empezando a cuestionarnos nuestros retrasos y el cómo estamos haciendo las cosas. Lógico, siempre es así. Los nuevos directores llegan disque a "corregir"pero luego sale peor.


Finalmente era jueves, llegué tarde y tratando de no hacer mucho ruido para que no me llamarán la atención. Aterricé a mi escritorio y de repente “¡Julia¡...¿Puedes venir a la sala de juntas? A mis adentros. Me dije “ya valí”. Comencé a caminar con un cuaderno fingiendo demencia. Detrás de mí venía el nuevo director de área. Peor me sentí.


- Julia ,empezó hablar, el nuevo director. Cómo sabes es un pésimo ejemplo que llegues tarde, ya van tres días que lo haces, esto puede poner en riesgo tu puesto.


Por dentro empecé a enojarme, a sudar frío, el corazón me empezó a palpitar muy fuerte

Respondí: Si tienes razón, pero es más importante mis resultados, mis compromisos, me he ido muy tarde, tengo a mi hija enferma, la persona que me ayuda con… De pronto me interrumpió:

- No me importan tus pretextos, tú tienes que estar aquí antes que todos tus subordinados porque si no cómo los vas a controlar a todos.


Repliqué: Los controlo muy bien, me parece que el llegar temprano o no, no es tan relevante como la ética, la congruencia, el liderazgo para que tu gente te obedezca y te siga y ahí hablan mis resultados y los de mi equipo.


- El asunto Julia no es ese. Y te voy a pedir que te ajustes a lo que te estoy pidiendo

- ¿Nada más tengo una pregunta Felipe?. ¿Qué es más importante superar los objetivos o llegar temprano?

- Llegar temprano es también parte de los resultados, de mis resultados, así que no te voy a tolerar una falta más Fin de la discusión.


Se levantaron y los dos se fueron. Salí después de ellos y llegué a mi escritorio y estaba verdaderamente furiosa. No sabía qué hacer, traía demasiada impotencia, mucha presión. ¿Cómo carajos resuelvo esto sin cometer una estupidez, quería matar a alguien, quería sacar mis emociones más violentas de mi inconsciente? Llegó uno de mis subordinados a pedirme vacaciones. Pronto lo miré con ojos de matarlo, me dio miedo explotar con él.



Le dije que me esperaba que tenía que salir.

Salí corriendo de la oficina, y empecé a correr, me crucé al parque, suerte que ese día traía zapatos bajos, pero comencé a correr dando varias vueltas... Después de media hora, me sorprendió cómo me había cambiado la óptica y me había regresado a la calma para regresar. Dije “waaooooo” ahora si entiendo a muchos porque les apasiona correr, pero que gran solución al excesivo enojo que de pronto a mí me sucede. Inmediatamente regresé y puedo continuar con mi trabajo de forma mas calmada.

Mande a pedir unos

Así empezó uno de los grandes sentidos que cambió mi vida Correr...

Visita la sección de finanzas-godinez, encontrarás artículos recomendados para correr

Importantes
Recientes

© 2016 Derechos Reservados. Puntoencomun.  

  AVISO DE PRIVACIDAD Nogal 94. Col. Santa Maria la Ribera, Cuauhtémoc, 06400, Ciudad de México