Julia, Me asusta la "Gente bien"

El trabajar en empresas, en corporativos me ha hecho muy bien porque me ha permitido desarrollar muchas habilidades como el trabajo en equipo, administrarme mejor, conocer gente, ampliar mi cultura, viajar, aprender cosas nuevas, estar mucho más consciente de todos los problemas sociales, económicos, ambientales y políticos por lo que vivimos. He tenido que estar actualizada para tomar mejores decisiones. El tener personal a mi cargo, me ha permitido desarrollar la tolerancia, la paciencia, la consideración y la empatía. Pero...

"La gente bien" puntoencomun

esta vez mi tolerancia se acaba cuando me ha tocado convivir con las esposas de mis jefes y mamás de algunas de los amig@s y compañer@s de mis hijos de la escuela.


Por años he pensado que el solo dedicarte al hogar y a los hijos, sin duda es un gran trabajo cuando hay compromiso y amor, pero cuando delegas en los empleadas domésticas es un problema, porque dejas lo más complicado, que es educar, en personas que no tiene suficiente preparación. Además cuando se tiene mucho tiempo libre fácilmente se puede mal encauzar, dedicándote a la frivolidad y al ocio, en vez de enfocarse a desarrollarse como seres humanos para darles una mejor vida a los hijos, mejores ejemplos de vida, mejorar la educación, que esta última es el alimento continuo y necesario al intelecto, porque sino te estancas...


Por eso digo que me da miedo la “Gente bien”. Han decidido no trabajar muchas de ellas porque no lo necesitan económicamente, cuando el trabajo o prepararse, no solo deber ser para generar dinero, sin porque te permite desarrollarte como mujer y puedes educar con mucho más consciencia y sabiduría.


Prueba de ello, por mencionar algunos ejemplos, está en que son muy desperdiciadas, cuando vas a las fiestas, es un gasto de insumos, desde los platos desechables y de comida... impresionante. Lo mismo pasa en bodas, bautizos, primeras comuniones, etc. No se fomenta una vida más sencilla de austeridad, parece que se confunden la generosidad y la riqueza con la regaladera de chacharas inservibles.


Regalan dulces como enfermas y al mismo tiempo friegan a sus hijas, para estar delegadas. Cuando las atiborran de la peor comida (nuggets, papas fritas, pizza hod-dogs) para que no se lo acaben, y esto es por que creen que es lo único que los niñ@s comen. Otra vez falta de educación y que subestiman que un niñ@ es capaz de comer sanamente.

Al termina la fiesta los botes de basura a reventar de todo lo que se desperdició y todos los platos desechables, que no se ¡reciclan!


Otro detalle... son las promotoras del muchisimo, veo la enorme diferencia que hacen entre sus hijos y sus hijas, fomentando la patanería, incluso me impresiona como los solapan cuando han cometido errores graves, como ponerse borrachos en las fiestas y usar el coche, chocando; se los han llevado al Torito, las madres son las primeras en defender a sus hijos.