Un pequeño ensayo de la felicidad

Muchos términos, conceptos, explicaciones, resetas, consejos hay para “ser feliz”. Pero creo que es más interesante cuándo uno lo va experimentando en su propia vida y observa a otros que consideramos que si son felices.


Para mí la felicidad es un estado, es estar en paz, es tener amor a sí mismo, ser útil, trabajar por un propósito,es obtener lo que vas deseando, es ir entendiendo mejor el mundo, es comprender cada día mejor a las personas con las que vives con las que te rodeas. Es vivir sin cargas.


Es tener entusiasmo por vivir, motivación permanente sobre muchos momentos, estar con amig@s, familia, viajar, pasea, sonreír, reír mucho divertirse, relajarse, pensar, espacio para el ocio, meditar y dedicarle tiempo a Dios quienes creemos en él, estar en silencio contemplando, estar sano y si enfermas saber que te recuperarás para volver a estar bien.


Emocionarte por un día con el cielo azul, soleado en una ciudad muy contaminada, porque hace calor y no sufriré del frío, porque ver el verde los árboles, porque voy a comer a un lugar rico con mi familia, porque me puedo tomar un taza de café diario, porque puedo tomar una copa de vino, porque cocino con mucho amor y mi hija me dice “mami que rico está”, porque mi esposo, me pregunta la receta, cuando logro que mi casa está recogida. El olor de las sábanas limpias. Cuando compro flores porque vienen amig@s, cuando pongo velas para que le den luz a mi casa...


Porque escucho historias inspiradoras, cuando miro a personas que me conmueven el corazón, cuando un mesero, o un vended@r o un niñ@ me dan ternura, me recuerdan la gracia y la esperanza de la humanidad, cuando escucho conceptos inteligentes, que me hacen reflexionar, cuando me impresionan porque explican bien lo que yo no había podido clarificar.


Filosofar con mi papá, hablra de política con mi mamá, reír con mis hermanos. Cuando reflejan el sentido común de la vida, cuando leeo en la mirada la bondad, la nobleza, la inteligencia, la ocurrencia.


Cuando voy a lugares que me impresiona su arquitectura y suspiro. Cuando logro mis pequeñas metas, cuando me sobrepongo a lo que me ha costado trabajo resolver, cuando perdono, cuando me perdonan, me perdono, cuando olvido