Por qué nos gusta tanto criticar

Definitivamente es una de las actividades favoritas de muchas personas en el mundo y es parte de nuestra condición humana, es observar al otro, para después emitir un juicio y opiniones sobre lo que dice, lo que hace; pero ¿Por qué lo hacemos? porque es sabroso, hasta se me hace agua la boca cuando tengo un “chisme que contar de algo que pasó con alguien”, hablar de las vida de los demás , siempre ha sido tan divertido, entretenido, estimulante y más cuando se trata de resaltar los errores, o como pierden cosas en su vida, como resbalan, pensando, haciendo alusión que a mí no pasará, que yo si tengo buena suerte, que a mi no me va tan mal y al otro.


Nuestra soberbia habla cuando señalamos y recalcamos las cosas que desde nuestro parecer son incorrectas; resulta tan estimulante al propio ego, levanta la autoestima, creemos que no seríamos capaces de hacerlo y que cuando lo hacen los demás es grave, también porque da coraje que las hagan y yo no puedo hacerlas, o me da envidia que el otro le esté yendo muy bien a mí no, o ha conseguido cosas, puestos, dinero, posición que me han sido imposible tenerlas y por lo mismo lo critico. Esta situación es muy paradójica, pero así son los sentimientos.


Estas vertientes manifiestan la parte miserable de nosotros, la vanidad, la arrogancia que todos en algún momento la padecemos y también la envidia.

Y ahora este actuar se vuelve mucho más accesible porque tenemos las redes sociales , podemos escribir lo que sea, subir la foto que queramos, haciendo esto más perverso.


Hay personas que experimentan tanta presión en las redes que truenan, cerrando sus cuentas, ¿Pero es un derecho insultar, criticar públicamente, confrontar a alguien que se expone en redes sociales?, yo creo que no tenemos derecho de atentar con la tranquilidad de los demás, no se vale lastimar con nuestra opinión. Muchas veces si se me ha antojado escribir cosas a personajes públicos que me desagradan, pero el asunto es mío. No del otro. Por lo tanto mal hago con escribir lo que estoy pensando sino va abonar. Donde creo que si, cuando estamos defendiendo ideas, posturas, corrigiendo datos, pero no en un afán de atacar. Incluso leía una critica suave a Beatriz Gutiérrez Müller en Instagram una seguidora suavemente le señala la falta de responsabilidad de AMLO de no usar tapabocas, "Estamos muy preocupados 😢 la verdad debemos aceptar que muchos de nosotros teníamos esto. El verlo sin cubrebocas una y otra vez siempre fue preocupante. Le pido a Dios salga adelante pero no es justo, nuestro presidente debió también pensar en su país. Espero que después de esto deje la necedad de no usar cubrebocas." anaell_880 (Instagram) no fue ataque ni mucho menos ofender, sinceramente me pareció un comentario bastante acertado, porque muchos lo pensamos, nada más que hay otros que se ha dedicado a criticar atacando.

Al final también es un tema de poder, "señalo a quien está arriba de mi un político, una celebridad, algún personaje que tiene un nivel de influencia" eso me da un poco de valor como persona, cuando nuestro valor esta basado en ello y no le importante que es nuestra propia vida, seamos quien seamos.


También estas situaciones nos recuerda que tal criticones somos como sociedad y de pocas ideas y sugerencias.



El problema es que esto se vuelve adictivo y destructivo, porque pierdes atención en ti mismo, en lo que realmente debe importarte como concertare en tu vida, en tu felicidad, tus quehaceres, familias, etc. Te va convirtiendo en una persona sin vida propia, queriendo opinar sobre la de los demás, y por tanto te hace conflictivo y con mucha amargura.


¿Cuál es el reto?

  1. Controlar el ego, hay que someterlo porque la soberbia hace que se nos nuble la vista, al final muchas de nuestras críticas no tienen suficiente fundamento, a veces nos faltan elementos para saber en realidad que está pasando, o cuáles son las causas por las que las personas actúan de esa forma.

  2. Entendemos cuál es el origen del gozo que me causa cuando critico, de dónde lo hago, si lo hago porque tengo coraje de lo que hacen los demás, o porque necesito desahogo la ventaja de verbalizar es que te permite liberarte del enojo y no hacerlo más grande.

  3. Si critico porque siento envidia, aceptar que la tengo, no es malo experimentar, el problema es que quiera tomar acciones negativas contra esa persona.

  4. Si es porque necesito reafirmarme ante al otro tendremos que revisar muchas cosas de nosotros mismos pues refleja una baja autoestima

  5. Hace comentarios constructivos, que aporten. Eso significa evitando los descalificativos.

Hay que hablar de los demás para aprender, para entender, para analizar, no para estimular nuestra soberbia.


Si tienes algún comentario escríbenos, nos encantará saber qué piensas o qué podemos hacer por ti tania@puntoencomun.com

Importantes
Recientes