top of page

Nuevas masculinidades

Nuevas masculinidades


Hace unos días durante un momento de reflexión, de esos que tienes mientras lavas los trastes, me encontraba pensando en los grandes crushes que tuve cuando era más joven, entre ellos tenemos a Edward Cullen, Chuck Bass, Robin de “Los Jóvenes Titanes”, Damon Salvatore, etc. Me gustaban porque tenían estas características de un hombre que es frío y reservado con todos excepto con su pareja en momentos íntimos, porque son valientes y nunca le temen a nada a tal grado que parecen invulnerables, porque siempre ponían primero a sus seres queridos y después a ellos.


Conforme fui creciendo esa percepción de masculinidad se incrustó en mi cerebro e inconscientemente buscaba hombres con dichas características. No fue hasta muchos años después cuando por fin entendí, cada una de las características que por años me habían vendido como el ideal masculino estaban mal.


¿Por qué estaban mal? Porque oprimían a ambos géneros.


Mientras a mí como mujer me dejaban el rol de la damisela en apuros, aquella que únicamente podía salvarse si un hombre le extendía la mano, que era “débil” y frágil ante las adversidades y que su único talento era llegar a la parte más sensible y emocional del hombre, para ellos se había convertido en un ideal a alcanzar.


Una vez, platicando con mis amigos confesaron lo difícil que era tener que cumplir con las expectativas que la sociedad pedía de ellos, es decir, la mayoría fueron educados para ser el varón, fuerte, imparable y valiente, a ser los proveedores de sus familias y sobre todo a nunca quejarse ni externar sus emociones porque eso solo lo hacían las niñas.


El tipo de masculinidad que durante la infancia nos plantearon, el tradicional o hegemónico tiene varios problemas, pues no se ajusta a la realidad y no permite el desarrollo de la igualdad.

Es muy posible que consideres llegado a este punto que no produces acciones que correspondan a un tipo de masculinidad tradicional, sin embargo, ¿Cómo saludas a tus amigos?

Muchos hombres están acostumbrados a que su forma de otorgar afecto sea violenta, esas palmadas fuertes en la espalda seguidas de un insulto hacia tu amigo son representaciones claras de ello.


Esto se debe porque saludar de una manera más “femenina” o mostrar un cariño sincero y real te convierte en automático en una persona débil.

Actualmente existen nuevas masculinidades que replantean la construcción del hombre y promueven un acercamiento hacia sus emociones porque sí, es válido que los hombres lloren, tienen derecho a decirle a su mejor amigo que lo aman o a flaquear en momentos difíciles.

Hay que romper con el mito del hombre violento y fuerte que es impenetrable, que no se le permite mostrarse humano hacia los demás y comenzar un proceso de desconstrucción que ayude a romper con el esquema patriarcal en el que vivimos para generar un cambio social que nos ayude a todos, todas y todes.


Finalmente, la masculinidad no debería reprimir las emociones y acciones más únicas del ser humano y la vida. Te invito a cuestionarte y comenzar con el proceso de deconstrucción-


Quizás te preguntes: “¿Qué significa deconstrucción?”, “¿Qué es deconstruirse?”, algo muy usado en la actualidad. Se lo puede definir, según el filósofo argentino Darío Sztajnszrajber (o Darío Z), como una corriente que nos da como propuesta el abrir y cuestionar toda premisa que se muestre ante nosotros como total y absoluta, sin posibilidades de ser sometida a cambios, con el fin de tener una visión mucho más arbitraria de la misma. Al deconstruirse, dejamos de tomar esa afirmación como si fuera la última palabra, ya que no existe algún ser humano con un saber absoluto.


Con todo esto caemos en cuenta de una cosa en común: la masculinidad que se les enseñó al hombre nos afecta a todas las personas, y la deconstrucción podría ser una solución a esos problemas. Más que una solución, es una salida, un escape de lo rutinario.

Tenemos que detenernos en algún momento de nuestro día, ya sea lavando trastes o no: ¿estoy realmente conforme con mi vida? ¿Me hace feliz actuar como me dijeron que debía actuar? Ese será el comienzo del camino.







Importantes
Recientes
bottom of page