¿Por qué equilibrar la familia con el trabajo?

Hoy por hoy las nuevas familias que ahora se forman, son parejas en las que los dos trabajan fuera de casa y cuando tienen hijos desean compartir su cuidado y también las tareas domésticas. Estas “familias de doble ingreso” —como las llaman los sociólogos— doblan en porcentaje a las “familias tradicionales”, en las que el hombre es el único sustentador económico del hogar.

¿Pero qué es lo importantes de este cambio? ¿ Cómo no caer en la polarización de alguna de estas dos realidades familia o trabajo? Esta nueva realidad puede lograrse con éxito, siempre y cuando las dos universos se midan en su justo valor.

La clave esta en redescubrir que trabajo y familia se enriquecen mutuamente. Debemos revalorizar el trabajo del hogar y apostar por la creatividad y la innovación en las empresas para afrontar estos desafíos.