¿Ya te miraste al espejo?

Basta con mirarnos al espejo para que todo lo que traigo dentro fluya a través de mi mirada: mi creencia, mi visión, mi pensamiento, mi emoción y mi significado. Ese momento mágico en el que lo que ves no es lo que realmente aparece en la imagen, sino, el producto de tu propia mirada y de lo que has estado instalando a través de tus experiencias y sus significados.


Es muy sabido que lo que te choca te checa, sin embargo, cuando escuchamos esta frase es como si le hablaremos al de al lado pero no a ti, casi casi decimos "esto no me pasa a mi" pero si la escuchas bien te pasa todo el tiempo. Mira, recuerda a esa persona que te cae mal que basta con verla para saber que no la escogerías como amiga, tráela a tu mente con todas sus expresiones, lenguaje verbal, comportamientos, características y personalidad; con honestidad contesta las siguientes preguntas: ¿Alguna de sus cualidades o características es un "deseable a tener" que no has conseguido y crees que no conseguirás? o por el contrario ¿Esa cualidad o defecto se contrapone totalmente con todo lo que tu eres piensas o sientes?, pues es justo ahí, en ese punto de comunión o no, donde te conectas con el otro, en donde lo que observas en el se convierte en tu aspiración o la antítesis de tu ser.