El acoso... ¿Nos obligará a tocar más el móvil y menos a los que nos agradan?

Una de las cuestiones más hermosas, para mí, entre un hombre y una mujer es la coquetería, el cortejo. Me parece necesario la cortesía y el halago entre todos los seres humanos, no importa que sea de hombre a hombre, o de mujer a mujer. Porque es reconocer lo valioso de la persona.


sensualidad, puntoencomun