top of page

Tipos de apego

¿Cómo te relacionas con tus parejas? ¿Tiendes a sentir que el amor se esfuma? ¿Te cuesta trabajo acercarte? ¿Puedes relacionarte de manera segura y asertiva?


No es fácil relacionarse, las interacciones entre más íntimas son más complicadas se vuelven, complejas e incomprendidas, pero ¿realmente son así? ¿Será que intervengo en como me desarrollo en mi entorno?


No lo entiendo, uno aprende a vivir en automático sin cuestionarse si lo que dije, hice o pensé está mal o bien si dañé a alguien o inclusive a mí con mis acciones o pensamientos.


“¿Todavía me quieres?”, “Me cuesta acercarme”, son pensamientos que muchas veces se repiten dentro de una relación de pareja, sin embargo, como todo tiene un origen. ¿Habías escuchado de los tipos de apego?


Según John Bowlby, psiquiatra y psicoanalista, creo una teoría en la que exponen que existen cuatro tipos de apego que se forman durante la infancia.

  • Apego seguro

  • Apego ansioso y ambivalente

  • Apego evitativo

  • Apego desorganizado.

Primero que nada hablaremos sobre que el es apego, Bowlby decía que el apego es la primera relación del recién nacido con su madre o con un cuidador principal que supone es constante y receptivo a las señales del pequeño en los primero años, dicho de otra forma, el apego es la primera relación que tienes con la madre o con los cuidadores principales ya sean, abuelos, tíos, hermanos, etc. Donde estos, aprenden a identificar tus necesidades físicas y emocionales y a reaccionar antes ellas, de forma que te sientas comprendido, seguro y querido.


El problema radica cuando tus cuidadores no entendían o reaccionaban de forma inconsistente a tus necesidades cuando eras un bebé, dando origen a los tipos de apego.


Apego seguro:

Los niños con un tipo de apego seguro se caracterizan porque durante la infancia son capaces de separarse de sus padres, es decir que permiten ser cuidados por extraños y aceptan en cierta medida su cariño, aunque prefieren el de sus progenitores, son expresivos cuando se sienten enojados, asustados o irritados.


Los padres de niños con apego seguro tienen a convivir más con ellos, desde jugar, platicar, interactuar, además son más propensos a reaccionar de forma rápida y eficaz a sus necesidades, sin mencionar que son mucho más receptivos.


Un niño con un tipo de apego seguro al crecer tiende a tener relaciones largas y duraderas con los demás, tienen buena autoestima, disfrutan de relaciones íntimas, buscan apoyo y se sienten cómodos con expresar sus emociones ya sea con sus amigos o pareja.


Apego ansioso o ambivalente:

Un niño con este apego se caracteriza porque en su infancia sus cuidadores eran distantes o muy sensibles, esa constante estira y afloja hacía entender al infante que no están seguros y que no pueden confiar en sus padres.


Estas personas requieren de mucha aprobación ya sea para que les reafirmen que los quieren si están o no disponibles, si son buenos o no en algo. Tienen miedo al abandono y cuando crecen requieren constante validación de amor.


Su inseguridad los lleva a no tener relaciones duraderas y a un gran desconsuelo cuando la relación se rompe.


Apego evitativo:

Los niños con este tipo de apego han aprendido que no se puede contar con sus cuidadores, puesto que creen que no los quieren. Aprende a no expresar sus emociones y no entienden las de los demás.


En la adultez tienen problemas a la hora de relacionarse íntimamente con los demás ¿un abrazo? Híjole.. se ve difícil.


Apego desorganizado:

Durante el apego desorganizado el infante tiene una relación amenazante y hostil con su cuidador puesto que los cuidadores se muestran impredecibles para el niño.


De adultos se convierten en personas con una gran dificultad de entender las emociones de los demás. como aprendieron que el amor se expresa a través de la violencia tienden a replicarlo con las personas que quieren. Son personas muy desconfiadas y tienen problemas para tener relaciones largas y sólidas.


El tener un tipo de apego no significa que tu vida entera seas de esta manera, se puede mejorar, sin embargo, es un trabajo arduo y pesado que tendrá altibajos y no se verá el cambio de la noche a la mañana, pero, siempre se puede ser una mejor versión de ti mismo, solo hace falta que intentes.



Importantes
Recientes
bottom of page