He fracasado porque así somos los mexican@s...

Es difícil darse cuenta de muchos aspectos negativos que estamos acostumbrados hacer cada día sin evaluar las consecuencias que nos causa... Me costó salir de una empresa por la que trabajé varios años, con muchos beneficios personales, en el cual estaba muy realizada porque tenía muy buenas condiciones de trabajo. Horario flexible, buena paga, cerca de mi casa, etc.


El despido ha sido un duelo… pero después de un trabajo de terapia de varios meses para salir adelante de mi depresión llegue a varias conclusiones de todos los errores que cometí y que me siento muy avergonzada porque ahora que he tenido la oportunidad de estar analizando muchas formas de trabajar en otros países para buscar oportunidades en otros lados y corregir mis problemas, no es que reniegue ser mexicana; hay muchas cosas que amo de este país, pero ahora entiendo por qué nos falta muchísimo para ser como los estadounidense, alemanes, noruegos, daneses, japonés… ser potencial y es que son varios puntos en que la que la he regado, ¡muy gacho!


Observó que todos los días también los comete mis colegas, compañeros, burócratas, funcionarios, porque lo veo diario en las noticias, en las editoriales, en los programas de análisis. Porque son costumbre sin pensar que eso nos trae muy fregados como mexicanos trabajadores, que por eso no destacamos más.


Ya no puedo seguir igual porque al decir que es parte de, mí de nosotr@s como mexican@s, es justificarlo y es no quererlo cambiar...

A menudo escucho que es "la cultura" que por ello no lo podemos transformar. Yo creo que sí se puede hacer las cosas diferentes.

Foto de Photo by David Kennedy on Unsplash


Estos son todos mis fallos que me costaron: mi empleo, relaciones importantes con clientes, amigos, pareja... Y que si sigo así serán difícil volverme a colocar en una buena posición laboral.

  1. Llegaba tarde a las reuniones, siempre el pretexto fue “porque había mucho tráfico” y no por mi falta de organización. No respeté el tiempo de mis compañeros. Pero si me hacían esperar me ponía furiosa.

  2. El tiempo de las juntas, que en promedio estaba programadas para una hora yo lo alargaba platicando, contando mis problemas y contando chistes. Así mismo yo me la pasaba programando juntas para todo.

  3. Busqué siempre sacar ventaja sobre mis compañeros y lo hice de varias maneras, metiendo chismes y cizaña, cuando la gente en mi equipo hizo bien el trabajo no se los reconocí y cuando lo hicieron mal, me la pasé regañandolos.

  4. Siempre busqué ganar más en los acuerdos con mis proveedores, si me repelaban yo los amenazan, total yo tenía el control porque yo era la que decidía sobre las compras.

  5. Abusé siempre de mis asistentes cuando eran débiles, también de mis ejecutivos, cuando sentía que me hacían la “barba” aprovechaba para pedirles favores personales, e incluso varias veces me pagaron la cuenta.

  6. Me daba mucha envidia cuando mis colaboradores fueron mejor que yo, en su vida, en sus resultados, en el planteamiento de ideas y fueron más efectivos que yo, lo que hice fue ponerles el pie. Me adjudicaba el crédito de sus ideas para destacar.

  7. Varias veces tomé cosas de la oficina y no las devolví.

  8. Metí algunos comprobantes de mis domingos familiares como gastos de la empresa.

  9. Varias veces inventé una enfermedad para no ir trabajar porque me daba flojera.

  10. Las actividades que hacían mis colegas estadounidenses en 1 hora, yo las hacía en 3 horas.

  11. Nos pedían utilizar algunas herramientas tecnológicas y me opuse varias veces, poniendo pretextos.

  12. Me pidieron colabora con otras áreas y varias me negué porque me hablaban feo. O porque no era "mi chamba"

  13. Nunca toleré que mi equipo me dijera que estaban mal en algunas decisiones que tomé, no los escuché.

  14. Cuando hubo problemas que yo cause, me desquitaba con mis ejecutivos. No quería aceptar que eran mis faltas.

  15. Me sentí muy mal con los regaños de mis jefes y cuando me dijeron cosas que no me gustaba escuchar, como “que mal lo hiciste, así no se hacen las cosas”, siempre me lo tomé muy personal, en vez de entender que era necesario darme cuenta que estaban mal hechas las cosas.

  16. Dejé plantado varias veces a mis colegas y amigos diciéndoles que si iba y a la mera hora me daba flojera o tenía mejores planes y ni siquiera les cancele.

  17. Quede pagar la tanda y me lo gaste todo. Como era la jefa se aguantaron.

  18. Le facilité cosas a las personas que me agradaban mucho, a los que no, aunque fueron efectivos les fregaba la vida.

  19. Hice espera a mis proveedores varias veces para darme mi importancia y porque a ellos se les hacía un poco tarde entonces me vengaba haciéndoles esperar una hora o más tiempo

  20. A mi equipo varias veces los cité a las juntas a las 9:00 y yo nunca llegaba a la hora.

  21. No priorice, todo era urgente lo que provoqué muchos cuellos de botella. Siempre trabajé al final, al límite de las entregas.

  22. Habla muy mal de mis jefes, y luego les sonreía, se dieron cuenta que era muy hipócrita.

  23. Maquille datos de mi área para reflejar que mostraba crecimiento.

  24. Soborne a mis proveedores, pidiéndoles comisiones por abajo del agua para que les diera la cuenta.

  25. Decía 10 mentiras por día porque no quería hace sentir mal a nadie.

  26. Varias veces busqué la forma de evadir impuestos.

  27. Cuando quise crecer de puesto esperaba a que me ascendieron, a que ellos me dieran las herramientas para capacitarme, nunca las busqué para mi

  28. Siempre hablé mal de mis jefes, y cuando tuve oportunidad de decirles me quedaba callada

  29. Criticaba y no propuse soluciones.

  30. Varias veces me salté las reglas de la empresa

  31. Solape muchas injusticias para beneficiar a los que me caían bien

  32. Omiti fraudes que había detectado en mis superiores

  33. Me fregué a muchas personas solo porque no me gustaba su "físico"

Todas estas son acciones que pasan a diario en las empresas mexicanas afectando muchísima la productividad, la generación de riqueza, el apoyo, la solidaridad. Sobre todo refleja la falta de compromiso y el profesionalismo. Nuestra cultura de trabajo es muy deficiente, poco obligada a superarnos, no está enfocada al logro de resultados sino a llevarla bien con el jefe, con los compañeros. A cumplir con lo mínimos, más que superar las expectativas.


Lee también ¿Te sabes comportar en tu trabajo? Sino sabes cómo. Aqui te van 30 reglas para hacerlo


Por lo mismo tenemos que revertir todas estas malas prácticas, que por eso tenemos un mal gobierno. Y empresas con bajo rendimiento en el desempeño de los empleados.


Sin duda nuestros paisanos que han llegado lejos es que porque no hacen la mayoría de estas cosas, si no todo lo contrario. Hay que aprehender de todas aquellas personas que sí lo están haciendo muy bien. No los envidies... observar e imita a los mejores, contrata a personas más inteligentes que tú, busca en tu empresa a los más picudos, los que han crecido por sus resultados, por su nivel de integridad, por su preparación.


Salte a buscar oportunidades, capacitate, no esperas a que tu jefe, familia y gobierno te resuelvan la vida. Yo lo aprendí a base de trancazos.


¿Y Tú cuáles de estas 33 acciones has cometido o estás cometiendo en tu trabajo?





Importantes
Recientes

© 2016 Derechos Reservados. Puntoencomun.  

  AVISO DE PRIVACIDAD Nogal 94. Col. Santa Maria la Ribera, Cuauhtémoc, 06400, Ciudad de México