He fracasado porque así somos los mexican@s...

Es difícil darse cuenta de muchos aspectos negativos que estamos acostumbrados hacer cada día sin evaluar las consecuencias que nos causa... Me costó salir de una empresa por la que trabajé varios años, con muchos beneficios personales, en el cual estaba muy realizada porque tenía muy buenas condiciones de trabajo. Horario flexible, buena paga, cerca de mi casa, etc.


El despido ha sido un duelo… pero después de un trabajo de terapia de varios meses para salir adelante de mi depresión llegue a varias conclusiones de todos los errores que cometí y que me siento muy avergonzada porque ahora que he tenido la oportunidad de estar analizando muchas formas de trabajar en otros países para buscar oportunidades en otros lados y corregir mis problemas, no es que reniegue ser mexicana; hay muchas cosas que amo de este país, pero ahora entiendo por qué nos falta muchísimo para ser como los estadounidense, alemanes, noruegos, daneses, japonés… ser potencial y es que son varios puntos en que la que la he regado, ¡muy gacho!


Observó que todos los días también los comete mis colegas, compañeros, burócratas, funcionarios, porque lo veo diario en las noticias, en las editoriales, en los programas de análisis. Porque son costumbre sin pensar que eso nos trae muy fregados como mexicanos trabajadores, que por eso no destacamos más.


Ya no puedo seguir igual porque al decir que es parte de, mí de nosotr@s como mexican@s, es justificarlo y es no quererlo cambiar...

A menudo escucho que es "la cultura" que por ello no lo podemos transformar. Yo creo que sí se puede hacer las cosas diferentes.

Photo by David Kennedy on Unsplash, fracaso, mexicanos en puntoencomún

Foto de Photo by David Kennedy on Unsplash


Estos son todos mis fallos que me costaron: mi empleo, relaciones importantes con clientes, amigos, pareja... Y que si sigo así serán difícil volverme a colocar en una buena posición laboral.

  1. Llegaba tarde a las reuniones, siempre el pretexto fue “porque había mucho tráfico” y no por mi falta de organización. No respeté el tiempo de mis compañeros. Pero si me hacían esperar me ponía furiosa.

  2. El tiempo de las juntas, que en promedio estaba programadas para una hora yo lo alargaba platicando, contando mis problemas y contando chistes. Así mismo yo me la pasaba programando juntas para todo.

  3. Busqué siempre sacar ventaja sobre mis compañeros y lo hice de varias maneras, metiendo chismes y cizaña, cuando la gente en mi equipo hizo bien el trabajo no se los reconocí y cuando lo hicieron mal, me la pasé regañandolos.

  4. Siempre busqué ganar más en los acuerdos con mis provee