"Tenle consideración a tu jefe" Confesiones de Carlos, Gerente

¿Empatizar? es más fácil dominar la álgebra, que empatizar con cualquier persona. Durante muchos años me ha costado mucho trabajo hacerlo. Sobre todo cuanto siento que no lo hacen conmigo.

Hoy tengo un equipo de 5 personas en ventas, se me complica mucho la vida, el equipo se la pasa haciendome la vida de cuadritos, todo el tiempo me critican, llegan tardes a las juntas, pretextos para no entregar los reportes que les solicitó, no trabajan en equipo; sobre todo 3 de ellas. En las evaluaciones aprovechan para desquitarse dicen que soy el peor jefe, incluso me han llamado misógino, cuando tengo un alto respuesto a las mujeres, sali de una de ellas, cómo no va ser asi...


Cuando llevo un equipo de una de los mejores productos editoriales más prestigiosas del país. Estoy harto por la gran presión que tengo que ejercer todos los días sobre el equipo para cumplir con las metas de ventas. Misma presión que mi jefe, el director comercial, ejerce en mi.


Varias veces he platicado con mi jefe y le explicado lo complicado que estan las ventas, nos estamos enfrentando a la era digital y eso está haciendo bajar la inversión en medios impresos pero él me argumenta que tengo que cumplir con las cuotas, no hay pretextos, que seguro el equipo no está funcionando o yo estoy dirigiendo mal. Lo que no sabe mi equipo, es que estas formas de mis jefe, me ponen muy tenso y me desgastan mucho.

Siempre he utilizado los recursos comunes para presionar al equipo, pidiendo constantemente estatus de los clientes, nuevas propuestas, control de salida, de llegada, he exigido disciplina porque sé que inventan muchas cosas para irse a citas que nos ciertas. Se que me engañan




Todo el tiempo los jefes nos presionan y nosotros tenemos que empujar hacia abajo. Las amenazas de los despidos son constantes. Los miedos son mayores, porque tenemos que mantener cierto orden y cumplir con los objetivos corporativos. Es muy desgastante que el equipo no me entienda. Que al fin los buenos resultados generan trabajo y bienestar para todos. Pero solo se cierra en sus necesidades.

El problema de mi equipo es que las 5 personas tienen necesidades diferentes, momentos complicados. Lo difícil de dirigir, es lograr ser justo y a veces esto no es posible.

Hay muchas variables con los subordinados que no se ponen a reflexionar.


Al final quien da la cara ante los problemas soy yo.Suena queja, pero la falta de empatía y de apoyo me está haciendo tronar. La reflexión para mi es, que hay que considerar y empatizar con nuestros jefes, no solo señalar que es una persona mala. Se que hay jefes tóxicos, yo no soy uno de ellos, trato de hacer lo mejor. Claro que tengo mis propios intereses, pero sobre todo llevar a mi equipo al exìto. No lo estoy logrando porque solo se enfocan en destruirme.

El egoísmo y el “ego” abunda en los centros de trabajo. La mayoría de la gente va por lo suyo. Yo quise crecer como jefe, porque quiero seguir aprendiendo de la gente más que el sentido de mandar, pero eso nunca lo han querido reconocer. La gente cree que porque eres jefe la vida es más fácil, no es verdad, tal vez solo es que ganas más y gozas de ciertos privilegios, pero a cambio de esclavizarse, con mayores responsabilidades, preparate más y sobre todo saber llevar al equipo donde la empresa quiere, que este punto es de lo más difíciles.


Hoy por hoy mis ambiciones no son las de mi equipo. Este es otro factor para tronar algunos ejecutivos, que hoy están en la mira. Eso era de las otras cuestiones que me están ayudando a empatizar, aunque esta persona ya no está encajando con la empresa, entiendo que no hay considencias. El esta en su zona de conforrt, hace citas que no son ciertas, no busca nuevos clientes, pero esto afecta al desempeño de mi equipo y de mis comisiones

Eso es punto de quiebre. Pues me fijo en los que sí están comprometidos, los que quieren crecer, me enfadan los que no van a más. Los que se quejan todo el día, los que no proponen y solo critican, los que hablan mal de sus compañeros, los que son codos, los que se les olvida que también soy persona, con sentimientos, necesidades

Como lección a esta confesión. Tengo que equilibrar estilos, saberse comunicar, respetar más la forma de hacer, alientarlos e inspirar a que lo hagan pero también espero más consideración de mis subordinados


Importantes
Recientes

© 2016 Derechos Reservados. Puntoencomun.  

  AVISO DE PRIVACIDAD Nogal 94. Col. Santa Maria la Ribera, Cuauhtémoc, 06400, Ciudad de México