¿Cómo combatiremos el acosos sexual si algunas son las primeras en provocar?

Ya hemos hablado del Acoso sexual, y el mobbing y qué hacer en esos casos, un problema muy común y muy grave cuando no se atiende. Pero el famoso #MeToo está trascendiendo al grado que solo hay una víctima “la mujer” y el eterno victimario “el hombre”. Hoy volvemos a escuchar a Karla Souza haciendo una denuncia que había sido violada por un productor. Este asunto que sin duda ha ayudado a que más mujeres tengan el valor de denunciar, también se están llevando entre las patas a los hombres y familias porque empiezan toda la campaña de desprestigio, pérdida del trabajo, etc. Cuando las mujeres también somos responsables de maneras directas e indirectas.


Siempre he dicho que hasta una mujer que se dedica al sexo servicio si un día dice “NO” al sexo y el otro no la respeta, y ella intenta frenarlo por distintas formas, y el otro sigue hasta penetrarla, es violación. Pero también sabemos que algunas mujeres se expone a situaciones delicadas frente a hombres que no saben respetar.


Por ejemplo si me pongo un escote y una minifalda no queriendo que me chiflen, es muy difícil evitarlo , porque hay algunos hombres que lo toman como "estoy disponible para tener sexo". Una realidad es que si hay algunas mujeres que eso quieren generar pero también hay hombres que se aprovechan para abusar.


La situación es complicada porque las posturas feministas en vez de a que ayuden a concientizar el problema donde se fomente una sexualidad, un erotismo más respetuoso, más cuidadoso, más amoroso, se está convirtiendo un infierno; ahora un coqueteo, un piropo es ofensivo para muchas mujeres. Al grado de polarizar las relaciones entre hombres y mujeres.


¿Hasta donde va a llegar esto? Estamos aplastando a los hombres, muchas me dirán, que ellos lo han hecho por siglos, eso es verdad, pero a nuestro cobijo, finalmente hemos educando por siglos a niños y niñas. De nosotras ha dependido las posturas machistas, radicales y de maltrato hacia la mujer.


Hay que matizar. Si vivimos situaciones en nuestro trabajo de acoso hay que denunciar, pero si tu entras en el juego, no puedes quejarte después de ser la víctima. Hay que aprender a vivir con los "nos", y no solapar las situaciones que no nos gusta para después obtener lo que queramos y cuando ya no me agradó... acusar.


La integridad de una mujer, un hombre radica en jamás cosificarse para obtener trabajo, dinero, bienes, así como tener alta calidad moral para responder por sus acciones y sus consecuencias.


Importantes
Recientes

© 2016 Derechos Reservados. Puntoencomun.  

  AVISO DE PRIVACIDAD Nogal 94. Col. Santa Maria la Ribera, Cuauhtémoc, 06400, Ciudad de México